Pringles y papas no son sinónimos

Recientemente, mientras hacía telemercadeo, me encontré con un tubo de esas papas Pringles. Empecé a comer por inercia, y de repente me sentí transportada a la galaxia del plástico (este lugar existe en Sincelejo, miren —> La Galaxia del plástico). Digo, porque me vi sumergida en texturas  artificiales, aderezadas con sabores que únicamente consigo en … Sigue leyendo